¿Estamos vendidos?

Casi nos desayunábamos el lunes con la inquietante noticia de la presunta venta de más de la mitad de las participaciones que de Konecta tiene el Banco Santander.

La información aparecía en la web especializada en economía y finanzas El Confidencial. Dicha publicación hace honor a la premisa periodística de este tiempo con un titular incendiario donde parecería que nosotros estamos en graves movilizaciones contra Konecta, cuando las que se han desarrollado fueron en Konecta Sevilla por el despido injusto de una compañera que resultó ser improcedente.

No es, por tanto, del todo correcto, pues, aunque siempre se esta en negociación, no es el caso de que la empresa se cierre en banda en contra de la aplicación de lo que es mínimamente justo y sujeto a convenio colectivo actual. Si de hecho se ha considerado que se atentaba contra los derechos de los y las compañeras se ha acudido a los juzgados, con un porcentaje elevado de éxitos, para solucionarlo.

En la lectura del artículo hay informaciones mucho más importantes que no aparecen reflejados en el titular.

En resumidas cuentas, y siempre según El Confidencial, el Santander vendería el 52% de Konecta supeditado a la venta del 100% o a una empresa de capital riesgo o a otro monstruo del sector como Teleperfomance. Ni una ni otra seria deseable si nos ponemos en los ejemplos de ventas anteriores como el caso de la compra de Atento.

Cuando de forma inmediata CC.OO. se reúne con la dirección de la empresa se apunta de forma negativa ante estas noticias y sugiere que puede ser información interesada para rebajar el posible valor de la empresa y resultar más económica la compra.

Sabiendo esto surgen algunas dudas.

El menos interesado de reducir el valor de la venta es el Santander, si, en cambio, el posible comprador externo o quizá los propietarios minoritarios de la empresa por ampliar su participación a un coste más asequible.

Son especulaciones al fin de al cabo y no nos engañemos, los afectados en mayor o menor medida seremos las y los trabajadores, pues cualquier inestabilidad es negativa generando intranquilidad e inseguridad, afectando a nuestro trabajo diario y lo que es más preocupante, la sensación idéntica que se generaría en nuestros actuales clientes como Vodafone.

Por otro lado el hecho de que solo El Confidencial se haga eco de esta noticia acentúa mas la indicación de la empresa de que es una información interesada para mediatizar los cambios que, eso si es seguro, van a ocurrir en los porcentajes participativos de los propietarios de Konecta.

Ninguno de nosotros hemos estado en situación de poseer participaciones de una empresa valorada en casi 400 millones de euros y, sinceramente, las consecuencias de estos movimientos empresariales se nos escapan. Lo que si que tienen que tener claro los actuales o los próximos dueños de Konecta es que no vamos a permitir, como sindicato mayoritariamente elegido en el grupo Konecta, la merma de los, por desgracia, pocos derechos conseguidos en los últimos años y, es mas, nos sirve para animarnos en la lucha más activa en la mejora de nuestras condiciones laborales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s